mac-layout-2Por ahí en el mundo de los negocios hay una frase muy célebre: “las ideas son baratas, lo que importa es la ejecución”. Y es que la frase tiene un punto muy importante: todos podemos soñar con soluciones a problemas que nos enfrentamos día con día, o podemos pensar en una idea innovadora que cambiará el rumbo de la historia. Pero tal como un sueño, una idea de negocio, pero sin ejecutarla, se queda sólo en nuestra imaginación, en un potencial y nada más.

Como emprendedor, la misión principal es ejecutar estas ideas para entregar un valor agregado a la sociedad por la cual tengamos una remuneración. No importa desde dónde se inicie: los Steve Jobs y Bill Gates del mundo empiezan en su casa para crear empresas de gran peso para la humanidad.

Si lo que estás esperando es el momento indicado para emprender, la realidad es que ese momento no existe. Siempre habrá una situación o un pretexto para no ejecutar tu idea de negocio: la seguridad que te brinda un sueldo, la “falta de capital”, la falta de socios, etc. Cientos de empresas han empezado de ceros, saliendo adelante con el método conocido como “bootstrapping”, es decir, el proceso en el que tu empresa se va alimentando poco a poco de los ingresos sin tener capital externo. En cuanto a la falta de socios, puedes iniciar solo y con el tiempo encontrar al equipo adecuado que complemente tus habilidades. En cuanto al sueldo, quizá será complicado al principio, especialmente si no tienes ahorros, pero la verdad es que luchando, puedes llegar a obtener mucho más que lo que ganabas con tu sueldo.

Ya que por fin te hayas decidido a luchar contra viento y marea para realizar tu sueño, hay pasos importantes que debes considerar para ejecutar bien tu idea:

  • Valida tu idea: tal vez tu idea sea ya conocida como comercializar productos (comprar y vender). O tal vez tu idea sea muy nueva, en cuyo caso, debes validar si tu idea tiene clientes potenciales, es decir, gente interesada en utilizar o comprar tu producto. Sal y averígualo por tí mismo. Si no encuentras a alguien que esté dispuesto a pagar por eso, entonces regresa y rediseña tu idea para ofrecer algo más atractivo.
  • Diseña el modelo de negocios de tu empresa. Tu empresa tiene que tener ingresos. Planea en la manera que vas a percibir ganancias. Esto puede ser tan simple como vender productos y servicios, como patrocinios, publicidad, comisiones, etc. Puedes encontrar que la mejor manera para hacer esto es llenando el Business Model Canvas dando clic aquí.
  • Aprende de tus errores (pivote). Si has lanzado tu producto, quédate atento a los comentarios de tus clientes. ¿Les está funcionando? ¿Les gusta? ¿Qué les gustaría cambiar? Regresa y modifica tu producto según las respuestas.
  • Reinvierte tus ingresos (bootstrapping). Dentro de lo posible (también necesitas sobrevivir), reinvierte los ingresos de la empresa para expandir tu equipo, dar empleo, mejorar tu producto, etc. El punto es crecer tu empresa.
  • De ser posible, busca inversión. Si el método de bootstrapping no es suficiente o necesitas más velocidad para tu crecimiento, busca inversión de terceros. De esta manera tendrás crecimiento garantizado al menos por un tiempo.

Con estos tips, esfuerzo y decisiones informadas e inteligentes, podrás llevar la idea de negocio de tus sueños a una realidad sustentable. ¡Éxito emprendiendo!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *